El Lenguaje del Cuerpo

El tema de la comunicación es algo fundamental en la vida diaria de nuestro mundo. Estamos rodeados de diversos tipos y formas de transmisión de contenidos, por lo que es importante ver en dónde podemos situar la comunicación que emitimos con nuestro cuerpo y en general con nuestra persona.

Los seres humanos utilizan su cuerpo para comunicarse y mediante él expresan la realidad de la propia persona. El lenguaje del cuerpo humano es una  automanifestación que proviene de lo más profundo del ser.

Hay un lenguaje objetivo del cuerpo que abarca un significado en el ser mismo del hombre y de acuerdo con el plan de Dios. Se puede vivir en el matrimonio o en la vida consagrada esta dimensión esponsal y del don de uno mismo. La dimensión esponsal va unida a la dimensión de la gratuidad y del don. El hombre y la mujer reciben la existencia como un don de Dios. Al mismo tiempo, en la relación entre ellos, debe brillar también ese don interpersonal, pues para eso fueron creados. El lenguaje del cuerpo es por ello un lenguaje de la entrega, del don de sí mismo.

El lenguaje subjetivo es, de alguna manera, la forma en la que el cuerpo habla desde su masculinidad o feminidad y sobre todo resalta “la verdad del amor”. El lenguaje del cuerpo debe estar enmarcado en la verdad. Éste tiene como autor a Dios mismo y los hombres participan junto con su creador en la manifestación del lenguaje. Por ello podemos decir que el hombre no inventa este lenguaje, sino que se ajusta a unas normas, una cierta “gramática” que le permite expresar correctamente lo que Dios ha querido y le impulsa a que con su vida predique con belleza utilizando ese lenguaje.

El lenguaje del cuerpo debe manifestar una adecuación a la verdad, para que sea auténtico. De aquí la necesidad de ser fiel a esas normas y elementos esenciales del matrimonio como la fidelidad, la indisolubilidad, la complementariedad de las personas.

El conocer el sentido objetivo del lenguaje corporal es como saber las reglas gramaticales y sintácticas para escribir bien o las técnicas oratorias para hacer buenos discursos y pronunciarlos correctamente. Entender el plan de Dios y su designio, ayuda a entender el significado esponsal y la teología del don del amor en su dimensión matrimonial y consagrada.

Las infidelidades, las relaciones prematrimoniales, los anticonceptivos, la pornografía, la sexualidad desenfrenada… no son sino expresiones de un lenguaje viciado o corrompido de cuerpo humano. Traicionan el sentido subjetivo del cuerpo humano que es el de buscar la verdad en el amor.

Todo nuestro cuerpo tiene un lenguaje específico querido por Dios. Expresemos con nuestra persona el lenguaje de la verdad, el amor y la donación.

Fuente: Boletín Parroquial Templo Santa Teresita del Niño Jesús

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s