Mujer, joven, madre y trabajadora

 

Mujer, joven madre y trabajadora

El papel más importante de la mujer es la familia. Por: Wendy de Traux | Fuente: Catholic.net

La mujer del siglo 21 tiene cientos de desafíos por delante. Por esto, propongo que como madres, nos preparemos para ayudarlas a enfrentar la responsabilidad que tendrán en sus manos: crear un mundo sano para sus hijos. Una mujer que se acepta, que se gusta como mujer, no se puede concebir ella misma “igual que un hombre”. Su papel le es evidentemente diferente. Y de ella depende mostrar el equilibrio y la razón de la diferencia frente a los hijos. Filtro familiar Es a través de ella que se filtra una atmósfera tierna y siempre entibiada por la hoguera familiar. Ella es la encargada de lograr la organización en sus tiempos precisos, que le permitan la disponibilidad suficiente que se necesita para ser mujer y madre. Dueñas del tiempo El papel de la madre en este punto es fundamental y no puede tomarse a la ligera Se necesitan adoptar medidas necesarias para darle a la mujer la oportunidad de desarrollar su propio papel como “la reina de la casa y madre serenísima”. Ella, creo, tiene que ser dueña del tiempo necesario para rendir en el hogar haciendo de este un lugar antojable para los hijos al regresar de la escuela. La mujer organizada, aliviada de un stress insoportable, podrá escuchar,

aconsejar a su marido en sus decisiones. ¿No es acaso uno de los papeles fundamentales de la mujer? Que el esposo se dé cuenta que a veces ella sacrifica una carrera laboral para consagrarse a los hijos. Se necesita abandonar el viejo esquema según el cual muy a menudo se decía. “¡Una mujer en el hogar, es una mujer que no hace nada!” Si alguna mujer decidiera trabajar y ser ama de casa, sería libre de hacerlo, pero nunca negando la propia función fundamental de ser madre y esposa que proveerá de mejores y mayores satisfactores. Madres equilibradas Los jóvenes de hoy, muchachos y muchachas, se adelantan mucho mejor a nuestra época. Veremos padres jóvenes ocuparse de sus hijos con ternura y comprensión que parecerán muy extraños para nuestra época. Sin embargo, aunque la juventud es arrastrada por la vida activa y moderna, se tendrá que buscar un equilibrio que haga sentir a las madres jóvenes que así lo decidan, poder consagrarse el tiempo necesario a sus hijos, sin sentirse por esto devaluadas. No podremos encontrar recetas milagrosas, pero si un camino personalizado para cada uno, donde el desarrollo de una mejor toma de conciencia permitirá vivir serenamente nuestra experiencia de ser humanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s